sábado, 3 de noviembre de 2012

El amor y las margaritas...





Una romántica flor, llena de aroma de luz y color.
Amiga precisa de los enamorados,
dizque la besaron los rayos de luna
y sus pétalos bañaron de plata. 


 “El único fracaso de verdad, es no llegar a intentarlo,
y el éxito se mide, por como afrontamos la decepción…
ya que siempre llega.
Pero también es cierto que la persona que no arriesga nada,
no consigue nada, no tiene nada”
 

10 comentarios:

  1. Preciosas margaritas y palabras sentidas para describirlas. Saludos

    ResponderEliminar
  2. La margarita es mi flor favorita es resistente, decorativa y duradera. Puede darse en el sol como en la sombra. A pesar de todo eso es una flor delicada.

    Preciosa entrada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. parece que a varios nos gusta esta flor, es mi predilecta...y Axel un bombom! feliz domingo para vos...

    ResponderEliminar
  4. Hola, Arice:

    Yo hace semanas capté muchas fotografías sobre las margaritas; nunca había comprado esa flor...,¡y me inspiraron una hermosa poesía, espero poder algún día compartirla en mi blog con las fotos!

    Me ha encantado ese colorido, el encuadre...,¡me gusta tu foto; pero podías haber mejorado: yo por ejemplo las había regado para captar esas gotitas qué hacen florecer a tan hermosas flores y en macro.


    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay que arriesgar,y saber hacerlo porque la vida es todo un riesgo por cada segundo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón,quien no arriesga nunca tendera nada,lo malo es que los tiempos no están para arriesgar mucho. Me gusta la foto de las margaritas.Un saludo

    ResponderEliminar
  7. la flor de me quiere o no me quiere... :)

    muy bonita foto

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Profundo sentir...y exitoso pensamiento posterior
    me gustaría seguirte si me permites
    saludos desde mi valle

    ResponderEliminar
  9. Saludos, bonita reflexión, el amor encerrado en ese código binario del "si o el no" .......

    ResponderEliminar