viernes, 14 de junio de 2013

Desnudar el Alma...


Si no vas, no llegas.
Si no empiezas, no acabas.
Si no eres, no estas.
Si no sueñas, no creas.
Si no observas, no ves.
Si no enseñas, no aprendes.
Si no sientes, no vives.

Es muy difícil desnudar el alma, porque supone deshacerte de todos esos artilugios protectores que has elaborado con tanto esfuerzo a lo largo de los años. Significa admitir tu vulnerabilidad, dejar al descubierto tus miedos, tus imperfecciones, tus deseos…