viernes, 3 de junio de 2011

¿Por qué nos volvemos egoístas?


Personalmente opino que cuando llegamos al extremo de pensar que “nosotros valemos más y que nuestro tiempo es más valioso”,… olvidándonos de repente (amnesia selectiva) de cuando quizás nosotros necesitábamos “esos momentos compartidos”, una simple sonrisa, una mano extendida,… o una llamada de alguien para decirte algo tan sencillo “yo estoy aquí”.

“Antes de aprender, hay que desaprender lo aprendido”. Para entender este conflicto que existe en las relaciones humanas, desde el punto de vista del desarrollo de la conciencia, la suficiente capacidad de asumir que para ello es necesario un cambio de conciencia, de perspectiva,… asumir que en el fondo todos somos seres humanos. Y ante todo tener la capacidad y la honradez de reconocer que antes de aprender debemos desaprender lo aprendido.

Nunca olvidar nuestras raíces, lo que fuimos, lo que somos, y lo que podemos ser.

Y Yo personalmente “me doy permiso” para seguir escuchando, apoyando, y extendiendo mi mano”,… con la diferencia que nunca espero nada, y los más importante es que pese a todo…Me siento bien conmigo misma.

 03-06-2011 - Pino antúnez

Carpe Diem.
 


La empatía es un valor indispensable en todos los aspectos de nuestra vida, sin él, sería muy difícil enriquecer las relaciones interpersonales; quien se preocupa por vivir este valor, cultiva simultáneamente entre otros: confianza, amistad, comprensión, generosidad, respeto y comunicación.

4 comentarios:

  1. ...É fascinante, é clareador.
    O substantivo que minha frase precisa...

    Muito bom teu espaço, estou te seguindo, espero que me sigas tbm!

    Um abraços,
    Rafah!
    http://eternizadoempalavras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pino, por tus palabras y tus fotos.

    ResponderEliminar
  3. Y lo bonito que es dar sin esperar nada a cambio....

    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola,el egoismo forma parte del ser humano.....sería maravilloso vivir en un mundo limpio si egoismo y sin otras más cosas.

    Hasta pronto!
    Isabel.

    ResponderEliminar